Chili soup

Aloooooo! Long time no see. I know. Nosotras os hemos echado de menos también. Pero el fin de semana pasado tocó trabajar enterito y no hubo manera humana de sacar tiempo para escribir posts. Bueno, yo entre semana intenté sacar un par de fotos a esta misma receta que os traemos hoy pero sin éxito. No es lo mio. Pero en fin, no pasa nada, here we are. To the rescue

Bueno, bueno, rescate el que hay que pedir a los bomberos después de tomar esta sopa. Yo sólo os digo que preparaos para que arrrrrrdan esas gargantas. Bueno, bueno, la verdad es que es modificable y podemos "despicantarlo" si no somos muy fans del picante. Aunque pierde un poco la gracia, qué os voy a decir. 

El caso, en mi año de intercambio en los EH EH UH UH tomaba esta sopa día sí, día también. Mi favorita era la que servían en una cafetería chiquitita que se llamaba Elijah's, por si acaso os dejáis caer por Elmhurst alguna vez. En fin, la cuestión es que allí la tomaba muchísimo y aquí nunca. Pero nunca, nunca. Así que, con lo cocinitas que estamos últimamente decidí que ya era hora de aprender a cocinar esta delicia en cuenco. Hay mil y una formas de hacerla, así que cada cual a su gusto, pero a mi me parece que esta receta es muy facilita y rápida. Se puede congelar y almacenar hasta el fin de los tiempos. WIN. 

So, ¿qué necesitamos? (7-8 porciones)

  • 300 gramos de carne picada
  • 1 cebolla
  • 1 lata grande de tomate natural triturado (800g)
  • 1 lata de frijoles/alubias
  • 1 cucharadita de chile (al gusto). Si no te gusta el picante, fuera el chile. 
  • 1 cucharadita (o un poquito menos) de pimentón de la vera
  • 1 cucharadita de comino

Lo único que hay que hacer es poner el tomate, la cebolla y las especias al fuego durante 5-7 minutos y después echar la carne picada y los frijoles. Calentamos bien y ¡LISTO!