Errores en el gimnasio

Aloha matriculeros!

En el post de hoy os comparto una reflexión que me dio por tener el otro día en el gimnasio. El caso es que me puse a mirar el panorama, a pensar cosas que hacía yo antes (y aún hago a veces) y saqué una buena lista de "errores" o "cosas mejorables" que se ven mucho en los gimnasios. 

  1. No pedir ayuda. Este punto es especialmente válido para la gente que empieza de cero o que hace mil y un años que no pisa un gimnasio. Uno se encuentra delante de esas bestias que parece que poco más y necesitas un doctorado para utilizarlas y no sabe muy bien cómo actuar. En lugar de pedir ayuda al personal que ande rondando por ahí, pasamos a otra cosa o lo hacemos como buenamente creemos que funciona. Tampoco pedimos ayuda para que nos orienten un poco sobre el número de rondas, repeticiones o peso deberíamos poner para lograr tal o cual. Pide ayuda. Preséntate en esa clase en la que empiezas de cero. No pasa nada. Por norma general, la gente va a estar encantada de ayudarte. 

 

2. No cambiar la rutina de ejercicios. ¿Haces una y otra vez los mismos ejercicios, a la misma intensidad y durante el mismo tiempo? EEEERROR. Para retar a nuestro cuerpo y someterle a nuevos estímulos que nos hagan ir mejorando, necesitamos darle vidilla y cambiar nuestras rutinas cada 4 semanas más o menos. Esto es como el café...si tomas 3 cafés al día, al final no te hace ningún efecto. 

3. No concentrarse. Yo lo sé. Que vivimos en una época en la que hacemos mil cosas a la vez. Que el móvil nos tiene absorbidos...que el wasap es incansable e Instagram una fuente incesante de contenido nuevo. PERO...es importante estar concentrado en lo que estás haciendo. Hay un mundo entre entrenar en una burbuja con tu música (o no) durante 45 minutos y olvidarte del mundo a estar contestando wasap aquí o likeando allá. La intensidad con la que trabajas, el esfuerzo y la motivación cambian completamente. Intenta que cuando entrenes, estés a eso, a entrenar. 

 

4. Miedo a probar ejercicios. Si hay un ejercicio que te apetece hacer, hazlo. Pruébalo. Si ves alguna cosa chula por Instagram que quieres probar, hazla! No tengas miedo. Y si no llegas, busca pequeñas modificaciones o qué partes tienes que trabajar más para conseguirlo. Pero no te quedes con las ganas de probarlo por pensar que eres muy nuevo, que todo el mundo te mira...no, no.

5. No ir preparado. Si vas al gimnasio esperando que te baje del cielo un circuito divino que te ponga el culo como un melocotón y unos brazos de dios/diosa del Olimpo...vas mal. Lo que al final va a suceder si no vas medianamente preparado a entrenar es que vas a convertir tu tiempo de gimnasio en un entretenido paseo por interiores. Y como que para eso te vas al parque o a un sitio visualmente más ameno, ¿no? Así que ten tu rutinita, bien clara la clase a la que vas a ir y ten un plan B por si tal máquina o tal mancuerna está cogida. Ayuda, y mucho. 

 

6. No mantener un seguimiento del progreso. Esto es algo que he empezado a hacer hace relativamente poco, pero que ojalá hubiera hecho antes. Una manera GENIAL de mantenerse motivado, de ver las cosas con una perspectiva más amplia y de enorgullecerse de los avances es ir apuntando qué hacemos cada día y ver cómo mejora en unos meses. Si no lo apuntamos son cosas que damos por sentadas, no nos paramos a pensarlas y, la verdad, con lo que cuesta conseguirlo, es un poco triste que no nos demos ni cuenta.

Y creo que igual hago segunda parte de "errores" pero me parece que con seis ya tenemos bastante por hoy. Jajaja. 

¿Os habéis sentido identificados con alguno? ¿Qué más "cosas mejorables" se os ocurren? Un besote muy fuerteeeee