10 lecciones que me ha enseñado mi perrita Chloe

Hoy os traigo un post que no tenía para nada preparado, que me se ha ido ocurriendo mientras revisaba unas fotos que nos sacó Emma el otro día a Chloe y a mi, y la verdad es que ¡cuánto se puede aprender de nuestras mascotas! En mi caso, sólo he tenido una perrita más aparte de Chloe, Puka, que murió hace un par de años. El caso es que, a medida que pasaba las fotos se me iban ordenando una serie de pensamientos que se me vienen a la cabeza cuando paseo, vacilo o mimo a Chloe. Y es que, sin saberlo ni pretenderlo, me da unas lecciones de vida que ni El Mundo de Sofía. Me ha parecido conveniente compartir con vosotros toda esta sabiduría, porque, lo cierto es que si nos la quedasemos Chloe y yo, estaría siendo un pelin egoísta. Y aquí lo que te quieras, pero egoísmo no, gracias. 

1. En este mundo hay que dar muchos lametazos. El mundo está demasiado mal como para no dar amor, No te digo que vayas repartiendo besitos y abrazos al primero que pase, pero intenta ser una persona simpática y amable con los demás. 

DSC_0277.JPG

2. Pero también hay que dejar que te rasquen la tripa de vez en cuando. ¡Déjate querer! Cuantas veces nos habremos perdido un montón de buenos momentos o personas por ser espinosos y no dejarnos mimar. 

DSC_0315.JPG

3. Métete al agua aunque nunca hayas nadado antes. No tengas miedo a intentarlo, si no sabes nadar, ya te darás cuenta y saldrás. Pero no dejes de intentarlo. 

4. Hay un aquí y un ahora. Chloe no distingue muy bien si nos hemos ido hace dos días o hace cinco minutos, vive cada bienvenida con una alegría y una emoción que es que me derrito. Ojalá nosotros fuésemos capaces de hacer lo mismo, disfrutar de lo que nos hacae felices ese momento y olvidarnos menos de lo que vendrá en una hora o lo que hicimos mal hace un par de días.  

5. Si estás convencido de que el cartero es Lucifer, ladra. Obviamente, el cartero no es Lucifer. El cartero es un buen hombre que viene a traerte el correo. Pero a tu perro le da igual, le ladra porque cree que es malo y está convencido de ello. Así que lo mismo te digo, si crees que algo que piensas o crees es verdad, ve a por ello.  

6. Mira fijamente el grifo cuando no te quede agua en el bebedero. Sé directo. Qué quieres algo, dilo. Que te pasa algo, dilo. Que no te encuentras bien, dilo. Cuanta más comunicación hay entre las personas, mejor va el asunto SIEMPRE. Y eso, es así. 

7. ¿Alguien dijo ardilla? ¿No? Ah, vale. Preocúpate, pero lo justo. Está bien alarmarse y estar alerta, pero tampoco hace falta. Si no hay ardilla, no hay por qué seguir angustiado. 

8. Acaba con la lengua fuera cada día. Vive intenso, fin. 

9. Un palo puede ser el mejor de los juguetes. No siempre, pero muchas veces creemos que con lo que tenemos no es suficiente, que necesitamos tal o cual para conseguir algo, y, en realidad no es así. Con lo que tenemos y un poco de ingenio nos lo podemos armar la mar de bien y conseguir lo que estamos a dos excusas de conseguir. 

DSC_0439.JPG

10. Todo el mundo merece que le olfateen el culete. Sé que puede sonar un poco mal pero lo que quiero decir es que hay que darle una oportunidad a todo el mundo e intentar ser un pelin menos juzgones. Que luego no nos gusta, adiós.